Si en algún momento lo ha tenido que pensar dos veces, estas 7 razones lo harán reconsiderar fácilmente:

 

  1. Tiene un respaldo, ante un evento valorará en gran medida la medida preventiva
  2. Lo protege si en un accidente en el que conduce se afectan terceros, por ejemplo al golpear un auto o lastimar a otra persona.
  3. Puede adquirir distintos tipos de seguro: cobertura limitada, amplia, básica o con Responsabilidad Civil.
  4. Su auto hace parte de su patrimonio sin importar el modelo, si es nuevo o usado, no se arriesgue a perderlo. El seguro garantiza la recuperación caso de robo o pérdida total por un porcentaje importante del valor del mismo. Sin seguro, quedaría sin nada.
  5. En caso de accidente que lo lastime a usted o a quienes lo acompañan los gastos médicos son cubiertos por la aseguradora, lo que mitiga el riesgo de sacar altos valores de su propio bolsillo.
  6. Los servicios de Asistencia Vial que pueden incluir desde el cambio de una llanta como pedir el servicio de conductor de respaldo.
  7. Contará con defensa jurídica y asesoría legal respaldada en equipo experto.